Análisis Fundamental

El principal cometido del análisis fundamental es la valoración de una empresa cotizada. Para ello, emplea varios ratios financieros conocidos que permiten valorar la situación de una empresa.

Con esta valoración financiera se espera medir el riesgo y/o oportunidad de participar en esta empresa comprando o vendiendo sus acciones.

Los principales referentes del análisis fundamental son; datos contables incluidos en el balance y cuenta de resultados, e indicadores estadísticos programados.

Al incluir tantos datos el análisis fundamental, la valoración siempre es muy subjetiva y dependerá de la interpretación e importancia sobre aquellos que tenga en cuenta el inversor a la hora de decidir si compra las acciones de una empresa o no.

No obstante, muchos de estos indicadores por si solos dan claras señales de la fortaleza o debilidad de una empresa, separando así esta condición aquellos títulos monetarios con menor perspectiva de crecimiento de los de primera fila.

En el análisis fundamental, hay que tener en cuenta también que grado de sensibilidad tienen las acciones; calculando como les puede afectar las múltiples influencias sistémicas y desinformación interesada, cualquier noticia, dato externo, o, política imprevisible que pueda provocar un giro inesperado y contrario a la valoración que realizamos, etc.

Véase un claro ejemplo en Repsol, que tras su nacionalización inesperada, sufrió una caída de más del 30 % a pesar de sus buenos resultados publicados.

Es muy difícil determinar el valor exacto de una acción ya que requiere de credencialismo económico, es decir, ha de dominarse el complejo análisis de los estados contables de una empresa, y aun teniendo estos conocimientos, puede servirnos de poco ya que el precio de una acción nunca corresponderá con el valor teórico contable de la misma, es por esta razón que los mercados se mueven más por precios condicionados a la oferta y la demanda de negociación de títulos monetarios.

Al margen de las anteriores condiciones, el análisis fundamental nos puede servir para determinar que comprar si somos capaces de distinguir los datos más importantes que tienen en cuenta los agentes de mercado cuando emplean este método de análisis fundamental, y son;

Cuenta de resultados (Ingresos – Gastos = Beneficio), y, balance de situación (Activo (total bienes) – Pasivo (capital social + deuda)).

La combinación de ambos nos facilita la valoración y proyección futura de una empresa ya que se elaboran ratios que así lo revelan.

Los más importantes ratios y a tener en cuenta son; ratio de endeudamiento donde (total de la deuda / total pasivo), si este es superior a 1 nos estará indicando que la deuda supera los fondos propios de la empresa quedando así esta a merced de los acreedores, es recomendable que este ratio nunca sea superior a 0,5 ya que el mercado interpretará que esta muy endeudada.

Rentabilidad del capital (Beneficio neto / acciones en circulación = beneficio por acción), sirve para determinar el dividendo de una empresa, es decir, que porcentaje de beneficio repartirá esta a sus accionistas. Es uno de los indicadores fundamentales más importantes a tener en cuenta en el análisis fundamental.

Tomando el beneficio por acción, se elabora un ratio muy conocido, PER, que calcula cotización acción / beneficio acción, sirviendo este para diagnosticar que empresa esta mas barata respecto a otra siempre que su PER sea mas bajo.

Por último, tendremos en cuenta el ROE, beneficio que genera la empresa en función de sus recursos propios, éste, medirá la capacidad de crecimiento y productividad de una empresa.

Resumiendo, el valor de una empresa puede ser; contable o de mercado.
El valor contable tiene en cuenta (activo – (pasivo – (capital + reservas) / acciones en circulación).

El valor de mercado es simplemente su cotización bursátil (capitalización), y, conociendo la capitalización bursátil de una empresa podemos descubrir que cuando esta es inferior a su valor contable, la empresa esta infravalorada, presentándose así quizás una buena oportunidad de compra.

Esta ultima relación es muy buena para aplicar en acciones de primera fila, un claro ejemplo son los cuatro jinetes apocalípticos de nuestro índice de referencia Ibex 35 (telefónica, Santander, Bbva e Iberdrola), que, cuando su capitalización bursátil es menor a su valor contable, se presenta una excelente oportunidad de compra, a largo plazo claro.

Todos los anteriores datos significativos para este método de análisis fundamental los podéis encontrar publicados en medios de información económicos. Nada mejor que ilustrar con un claro ejemplo, y, a continuación os ofrecemos una sencilla estrategia fundamental que tiene en cuenta todo lo anterior y que os servirá para elaborar y practicar vuestras primeras inversiones simuladas en bolsa, en la misma, podéis encontrar además la definición y adaptación a este método de la teoría de la opinión contraria.