“Yo Maté al Banco…”, Rediseñando el Capitalismo; Borrón y Cuenta Nueva

Seguramente, por prescripción monetaria interesada de los amos del dinero, que, utilizan sacerdotes supremos propagandistas adoctrinados a su causa, muy pocos sepáis que, el total de la deuda de cualquier país puede ser cancelada fácilmente.

En primer lugar, veremos un claro ejemplo, donde, EEUU canceló una vez toda su deuda, fue Andrew Jackson quien mató al banco, y, en segundo lugar, explicaremos como podemos repetir la historia haciendo borrón y cuenta nueva en aras de liberar a toda la humanidad de la esclavitud monetaria que solo favorece a unos pocos.

Durante el sistema de Pennsylvania, allá por el siglo XVIII, los comerciantes británicos se quejaron tras perder su ventaja diferencial sobre los colonos, proponiendo al rey Jorge II la prohibición a los colonos de emitir su propio dinero. A partir de ese momento, los impuestos tenían que ser pagados a Inglaterra en oro, y esta condición forzosa, significó incurrir en deuda con los banqueros ingleses. El resultado fue una depresión masiva. Los colonos, finalmente se rebelaron, y, volvieron a emitir su propio dinero, lo que precipitó la revolución americana.

Tras desatarse el conflicto internacional, los colonos financiaron una guerra contra una gran potencia con simples recibos en papel, y ganaron. Pero los británicos, contraatacaron librando una guerra de monedas. Falsificaron masivamente el dinero de papel de los colonos, en una época en que esto era fácil de hacer, y, para el final de la guerra, los vales de papel eran prácticamente inútiles. Después de haber perdido su valor, los colonos estaban tan desilusionados con el papel moneda, que, dejaron el poder para su emisión fuera del control de la Constitución de los Estados Unidos. Aunque ésta, se reserva su emisión en las primeras enmiendas.

Por lo tanto, el problema no es el papel moneda, sino hacia donde va dirigido, ya que, si se utiliza con fines económicos reales, donde, el incremento de la oferta monetaria sirve para impulsar el crecimiento de la  oferta de bienes y servicios, su función será socialmente satisfactoria. No obstante, si va dirigido a otras utilidades, tales como el gasto militar descontrolado, su función será socialmente ineficiente. Además, cualquier incremento de la oferta monetaria tiene que estar respaldada por los recursos de un territorio.

Tras la revolución americana, Alexander Hamilton, el primer Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, se enfrentó a enormes deudas de guerra, y, no tenía dinero para pagarlas. Por lo tanto, recurrió a la estratagema utilizada por Inglaterra, conocida como banca de reserva fraccional. En 1791, Hamilton estableció el Primer Banco de los Estados Unidos, un gran banco privado que imprimiría billetes ‘respaldados’ por el oro, que, se prestarían directamente al Gobierno.

El truco funcionó: los billetes de papel de los bancos expandieron la oferta monetaria, las deudas fueron pagadas, y, la economía prosperó. Pero, fue el comienzo de un sistema de gobierno financiado por la deuda con los banqueros privados, quienes, prestaron los billetes sólo nominalmente respaldados por oro.

Durante un periodo de 20 años, tiempo máximo que duraría la licencia del primer banco central de los Estados Unidos, los grandes bancos privados saquearon a la economía, ¿Cómo?, expandiendo y contrayendo la oferta monetaria a su más lucrativo antojo. Es decir, durante el periodo de expansión monetaria todo el mundo incurría en deudas, y, cuando éstas no podían pagarse, ya que gran parte del capital iba destinado al pago del interés usurero, los bancos privados expropiaban los frutos de la economía real a cambio de nada. Estos booms y crashes, se les conoce como ciclos económicos. Fue Andrew Jackson, quien en 1.835 “mató al banco”, cancelando por primera y última vez toda la deuda de Estados Unidos. No obstante, no fue suficiente, ya que, la banca de reserva fraccional siguió funcionando a pleno rendimiento. Por lo tanto, la emisión y creación del dinero siguió principalmente en manos privadas, situación que provocó varias depresiones económicas detonantes de la guerra civil americana.

Durante la Guerra Civil, 1.861-1.865, el presidente Lincoln evitó una agobiante deuda de guerra, volviendo al sistema monetario de dinero emitido por el gobierno, simulando así el plan de los colonos americanos. Emitió billetes del Tesoro de los Estados Unidos llamados Greenbacks, en lugar de pedir prestado a tasas de interés usureras. Pero, tras ganar la guerra, Lincoln fue asesinado, y, la emisión de Greenbacks se detuvo.

Casualmente, en 1.881, el segundo presidente americano que quiso seguir los pasos de Lincoln, Garfield, también fue asesinado. ¿Adivináis quien fue el tercero?, efectivamente, Kennedy, así que ya podéis responder la famosa pregunta de, ¿Quién mato a Kennedy?, fue, el Sistema Monetario. Los motivos, básicamente los mismos; en 1.961 Kennedy aprobó una ley que permitiría al gobierno americano imprimir su propio dinero fuera del control de la FED y bancos privados. Esta ley, tras su asesinato, fue derogada.

Desde 1.913, y, tras varios booms y crashes económicos provocados deliberadamente por el sistema bancario para convencer a la opción pública de la necesidad de un banco central, se creo la FED, Reserva Federal, de carácter privado, que, fue autorizada para emitir sus propios billetes de la Reserva Federal como moneda nacional.

Estos billetes se le prestaban luego al Gobierno, eliminando la facultad de éste de emitir su propio dinero libre de deuda (excepto para las monedas). La Reserva Federal, fue creada aparentemente para prevenir estas fallas bancarias, sin embargo, su verdadero plan era precisamente lo contrario, crear los ciclos económicos a su mas lucrativo antojo. Veinte años después de su creación, tuvimos la Gran Depresión, la mayor falla bancaria de la historia. Robert H.Hemphill, gerente de crédito del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, escribió en 1934:

“Somos completamente dependientes de los bancos comerciales. Alguien tiene que pedir prestado cada dólar que hay en circulación, en efectivo o crédito. Si los bancos crean mucho dinero sintético somos prósperos, si no, nos morimos de hambre…”

Y colorín colorado, la continuidad de este cuento nos ha saqueado.

Bien, expuesta la correcta historia monetaria, veamos como podemos repetirla, es decir, matar al banco de nuevo, figuradamente claro.

El problema es que desde hace siglos poseemos un sistema bancario basado en deuda, es decir, todo nuestro dinero esta respaldado por deuda gubernamental, forzosamente establecida claro. Por lo anterior, no podemos extinguir la deuda pública sin extinguir nuestra fuente de moneda. Por esta razón, cancelar la deuda publica sin reformar el sistema bancario, es una imposibilidad. Siendo así, la solución no se encuentra en discutir el tamaño de la deuda, sino en una reforma del sistema bancario, y, monetario.

Si no reformamos el sistema monetario mundial, finalmente, la sociedad tal y como la conocemos hasta ahora colapsará, ya que, en un esquema ponzi con recursos limitados nada crece para siempre.

Además, la complejidad aparente del área de las finanzas siempre ha sido una mera máscara que oculta la sencillez del engaño a toda la población, que, ha sido manipulada cognitivamente a través de la educación institucional, un regalo monetariamente interesado que solo sirve como forma de control masivo para perpetuar los intereses de unos pocos que quieren dominar el mundo a cambio de nada.

A continuación, veamos el segundo lugar, cómo volver a “Matar al Banco”:

Para fraguar una solida cimentación, hay que devolver al estado, sin políticos claro, la facultad de emitir dinero sin deuda, y, crear un interés asociado destinado a gasto publico, sustituyendo este interés al mismo tiempo los impuestos que gravan injustamente al trabajo y el consumo. Cuando se financie la economía real productiva, el interés amortizado se extinguirá en el sistema.

Como pilar fundamental, prohibir el Principio de Reserva Fraccionada e incrementar las reservas de los bancos públicos y privados al 100 %, es decir, solo podrán prestar lo que tienen sin permitirles crear prestamos fraudulentos, que, se basan en el cobro de pagares (promesas de pago o depósitos a la vista) a cambio de crédito ficticio concediendo dinero que no tienen. Este principio es el causante de la inflación, que, no es mas que un impuesto oculto a la población, ya que es el nuevo dinero-deuda creado el que resta valor al anterior existente en el sistema, que, hace disminuir el poder adquisitivo de la sociedad cuando los precios suben, manipulados además por el casino financiero mundial que nos gobierna”.

Bien, cualquier cantidad de nuevo dinero, LIBRE DE DEUDA, creada por el Banco Central seria transferido  a los gobiernos e inyectado a sus economías reales productivas a través de seis posibles vías:

1. Eliminar toda la Deuda Pública….Los estados pagarían todos los bonos emitidos hasta la fecha con billetes libres de deuda, es decir, se reemplazaría toda la oferta monetaria. Para evitar la inflación mientras la deuda es retirada, se aumentaran los requerimientos de reserva de los bancos. Cuando los bonos sean sustituidos definitivamente por billetes, los bancos alcanzaran el requisito del 100 % de reserva, y, por lo tanto ya nunca mas podrán crear dinero, eliminado así cualquier riesgo de crisis para siempre.

2. Financiar Gasto Adicional de los Gobiernos.

3. Financiar Recortes de Impuestos, donde el nuevo dinero sustituye el ingreso tributario perdido.

4. Hacer Pagos Directos a los Ciudadanos, por lo que cada persona podría gastar el dinero en lo que considere oportuno, principalmente reducir su endeudamiento, eliminando así gran parte de la deuda privada generada fraudulentamente por los bancos privados.

5. Financiar Directamente a las Empresas con propósitos productivos. Prestamos para objetivos especulativos, adquisición de activos pre-existentes, productos financieros sin realidad física, etc., no estarian permitidos.

Y como sexta posibilidad, Creación de una Banca Pública que podría recibir fondos de los bancos centrales, para, asegurar la existencia del crédito a la economía real productiva.

En otras entradas, utilizamos esta figura de banca pública para desplazar y sustituir al actual sistema financiero privado, pero, en esta ocasión su principal objetivo será distinto; garantizar la fluidez del crédito e impedir que el sistema financiero privado se reorganice como oligopolio. Veamos su definición;

Banca Pública; Acceso directo al abundante dinero libre de deuda para todos los ciudadanos y medianas empresas, y/o entidad de crédito pública donde se depositarían todos los nuevos y ya existentes fondos públicos locales, provinciales y estatales emitidos anteriormente por los Bancos Centrales. Obviamente, estos nuevos fondos serian inyectados directamente en la economía real productiva gubernamental.

Algunos bancos de propiedad publica se han establecido con éxito y operan en países como; Estados Unidos (Dakota del Norte), Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Alemania, Suiza, India, China, Japón, Corea y Malasia.

Todos los anteriores mecanismos, desde el primero hasta el sexto, serian completamente transparentes, tanto para los gobiernos como para los ciudadanos.

Entonces, ¿Cómo aplicamos esta nueva reforma de transición monetaria socialmente humanitaria?, Interesados, consulten el final del siguiente enlace.

Todas estas medidas, sirven para escapar de la telaraña de deuda tejida por los banqueros globales durante siglos, si, también se puede, restituyendo el poder del dinero al control público, es decir, la facultad de crear toda la oferta monetaria debe ser restaurada, Rediseñando así el Capitalismo hacia un sistema monetario socialmente igualitario.

El Capitalismo, no es una mala idea, cuando se practica, ya que, puede funcionar como método de planificación social si se invierte su actual dirección y reforma sobre los cimientos del dinero independiente, es decir, si se aplica desde abajo hacia arriba en un sistema monetario público al servicio de la sociedad.

Actualmente, sucede lo contrario, donde, el trabajo retribuido es un modelo de esclavitud contemporáneo adaptado a nuestra era, donde, el capital que se crea de la nada compra tu esfuerzo, y, la Banco-Cleptocracia expropia todos sus frutos. El sistema laboral actual únicamente se diferencia de la esclavitud forzosa en que es temporal, es decir, puedes comprar tu libertad si trabajas más de 40 años, de momento…Personalmente, creemos en la esclavitud de las maquinas, a ellas no les importa acometer trabajos monótonos, dolorosos y aburridos. Si, también se puede.

Para reforzar los cimientos del nuevo Capitalismo, podríamos introducir algunas mejoras tales como:

  • Sistema Tributario basado en el consumo y no en los beneficios o la renta.
  • Declarar las sociedades como tales, es decir, serán de sus socios trabajadores participados, y no de ningún interés capital parasitario. Ya no más personas jurídicas o acciones que solo sirven a los intereses del capital. Las sociedades ya existentes poco a poco dejaran de usarse debido al despertar que generara el nuevo cambio, borrando este al mismo tiempo las anteriores creencias del distorsionado incentivo monetario y los hábitos adquiridos de únicamente priorizar el beneficio económico. Hasta ahora solo importaba la ganancia, a partir de ese momento lo único que importara será el ser humano.

Rediseñado el Capitalismo, introduciendo algunas mejoras en algunos de sus sistemas dependiente, la economía ya nunca más dependerá del amañado crecimiento cíclico ni estará al servicio de la deuda que nos impide avanzar y progresar como sociedad. Lo que el ser humano crea, el ser humano puede cambiarlo, así que, somos capaces de despertar y liberarnos para provocar una transformación global completa, humana y socialmente satisfactoria.

Publicado por

La Wiki Bolsa

La Wiki Bolsa

Rastreando Secuencias Monetarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *